UGT DENUNCIA: POLICIA LOCAL VALENCIA SIGUE SIN ABOGADO PENALISTA

UGT DENUNCIA: POLICÍA LOCAL VALENCIA SIGUE SIN ABOGADO PENALISTA.

Los integrantes de la plantilla de Policía Local Valencia siguen indefensos ante las denuncias presentadas en los juzgados contra los mismos por hechos acaecidos en el ejercicio de sus funciones.

La sobrecarga de trabajo del Gabinete jurídico del Ayuntamiento, y su falta de especialización en materia penal en asuntos de cierta envergadura abocan en las situaciones a las que nos venimos enfrentando en los últimos años, CON CONDENAS  a compañeros/as.

En alguna ocasión han sido contratados por parte de los denunciantes / querellantes, bufetes de abogados penalistas de reconocido prestigio a nivel nacional como acusación particular contra policías, existiendo por lo tanto, cierto desequilibrio entre las partes.

A finales del año pasado (2015) conocimos la sentencia de condena a cuatro años y medio de prisión, de nuestro compañero Miguel Rivero, Sentencia Nº 430/2015 Audiencia Provincial –Sección Primera- de Valencia,  que contiene el fallo de condena a 4 años y seis meses de prisión, multa de 16 meses a una cuota diaria de 12 euros (5.760 Euros), con inhabilitación especial, pago de costas causadas, además de la indemnización de 10.000 euros a favor del querellante por un delito continuado de falsedad en documento oficial – imposición de 2 sanciones de tráfico-, y recurrida actualmente ante el Tribunal Supremo –Recurso de Casación-.

Tras este último episodio se mantuvo una reunión en Mesa Técnica con Sandra Gómez,  Regidora de Policía Local, exponiendo el desarrollo de este procedimiento penal y transmitiendo de igual forma la problemática existente con carácter general del colectivo ante este tipo de situaciones.

La regidora manifestó su intención de averiguar lo ocurrido y tratar de darle una solución coherente a este asunto concreto y a la deficiencia planteada con carácter general. UGT manifestó la necesidad de solucionar el concreto asunto de Miguel Rivero, con apoyo económico dada la laxa instrucción del procedimiento penal que hace responsable desde nuestra opinión al Ayuntamiento de Valencia y,  por otro lado, la urgencia de disponer de abogado penalista de garantías para los procedimientos de especial dificultad y así evitar que se continuara dando este tipo de atropellos.

La Regidora de Seguridad Ciudadana se comprometió a darle solución a través de la Regidoría de Personal de los asuntos expuestos anteriormente.

A fecha de la presente seguimos sin respuesta en cuanto a las gestiones realizadas con la Regidoría de Personal por parte de Sandra Gómez ante un problema gravísimo, y más aún con la aparición de nuevos casos de similares características.

Los integrantes de la plantilla están cansados e indignados de dicha situación; y ya no aguantan más.  No sólo deben enfrentarse a una denuncia en el ámbito penal por realizar su trabajo, sino que, además, ven poner en peligro su patrimonio personal y el sustento de sus familias. Como colofón, además, se ven desamparados por parte de la Corporación por la más que evidente falta de respaldo o defensa jurídica de garantías.

Los agentes denunciados buscan abogados externos especializados en derecho penal y acostumbrados a “lidiar” con este tipo de asuntos realizando un enorme desembolso económico en cuestión de días tras conocer su situación. Y todo ello amén del resultado del procedimiento.

Soluciones existen, pero se debe tener la voluntad firme de solucionar dicha gravísima problemática. Cualquier persona con ciertos recursos económicos es capaz de poner en “jaque” a un funcionario por el mero hecho de desarrollar su profesión. Tan sólo hacen falta unos miles de euros.

Como decíamos esta situación viene dándose hace años y necesitamos una solución inmediata.

La corporación debe prever e instrumentar los mecanismos de defensa necesarios ante denuncias o querellas de cierta gravedad – por la pena aparejada – y que van a necesitar de un tratamiento mucho más minucioso y de mayor especialidad.

UGT NO va a descansar hasta que se le de una SOLUCIÓN DEFINITIVA.